[Crónica] Enter Shikari encienden la chispa en Nottingham @ Motorpoint Arena, Nottingham

0

Después de tres años, Enter Shikari se disponía a sacar su quinto álbum de estudio, ‘The Spark‘, su trabajo más personal en el que Rou Reynolds, vocalista, se abre al mundo sobre su ansiedad, ataques de pánico y conflictos personales tras la marcha de gente importante de su vida. Junto a este, anunciaron su tour más ambicioso hasta la fecha, prometiendo una experiencia y sonido únicos. A estos se les une la banda de rock de Watford, Lower Than Atlantis, y Astroid Boys, procedentes de Cardiff. La operación “The Spark” ha comenzado.

La Motorpoint Arena de Nottingham esperaba impaciente al cuarteto de St Albans ya que una cola considerable comenzó a formarse desde primera hora de la mañana. Y es que no es de extrañar, ya que esta venue fue el primer gran estadio en el que tocaron en febrero de 2016. En esta gira traen de nuevo el sonido envolvente, un nuevo sistema para música en directo en el que son pioneros, con altavoces colocados alrededor de las salas para enriquecer aún más la experiencia y abrir otra dimensión del sonido.

Siendo un día frío, ventoso y con muchas posibilidades de lluvia, la espera se hizo bastante dura hasta que entró en escena el personal de Motorpoint, organizando la cola, charlando con algunos de los asistentes y ofreciéndose a traernos bebidas calientes. El ambiente era jovial, contrastando con el típico tiempo nublado y frío inglés, el buen humor se notaba desde el final de la cola, e incluso mucha gente hizo nuevos amigos gracias a su mutuo amor por Enter Shikari y su música.

El reloj marcaba las 18:30 de la tarde, la puertas comenzaron a abrirse y tocaba esperar unos cuantos minutos más antes de entrar en la sala. Entre tanto, el staff de Enter Shikari sacaron a la estrella de este nuevo álbum, The Machine, también conocido cariñosamente como Sparky, con el cual tuve la oportunidad de sacarme un par de fotos. La emoción se palpaba en el ambiente, algunos de los asistentes no podían contenerse y comenzaron a cantar algunos de los temas de la banda. Curiosamente, un trío de chicos comenzaron a cantar la intro de ‘Welcome To The Black Parade’ de My Chemical Romance a la que rápidamente se les unieron TODOS los que estábamos en la cola, sacando a la luz nuestro emo interior.

 

Las puertas abrieron finalmente y, tras unos diez minutos, Astroid Boys aparecieron para calentar el ambiente con su curiosa mezcla de punk rock y hip-hop. La banda de Cardiff se ganó al público con su carisma y sus letras con carga social. Tras un corto setlist y otros diez minutos, Lower Than Atlantis se presentaron delante de la audiencia de Nottingham dispuestos a enseñarnos lo que el cuarteto de Waltford es capaz de hacer. Con tan poco tiempo, candelaron a la audiencia con su característico rock con canciones como “Work For It” o “Had Enough“, temas hechos para ser tocados en una arena, y procedentes de su último trabajo, “Safe In Sound“, que salió justamente este año. La respuesta del público fue increíble así que, Mike Duce, vocalista y guitarrista, saltó al espacio entre el escenario para chocar las manos de los asistentes.

La espera fue un tanto larga y curiosa ya que, mientras esperábamos al plato fuerte de la noche, comenzaron a sonar un par de canciones de Taylor Swift. ¿Puede que sea una referencia a la protesta de Rou Reynolds, vocalista de Enter Shikari, hacia la cantante por su cuestionable y polémica campaña de marketing para su más reciente trabajo, “Reputation“?

Las luces se apagaron y Motorpoint Arena se volvió loca pues la aparición de Enter Shikari era inminente. Una gran luz circular se encendió mientras los primeros sintetizadores de ‘The Spark‘, comenzaron a sonar. El cuarteto de St Albans entró a escena. Sin mediar palabra, abrieron con ‘The Sights‘ de la misma manera que abre el álbum. Un Reynolds sorprendido agradeció que todos gritáramos junto a él ya que no hacía mucho que lanzaron esa canción como single.

Motorpoint revivió los inicios de Shikari con ‘Solidarity‘, uno de los grandes himnos del grupo por excelencia, y ‘Anything Can Happen in the Next Half Hour’, de su `primer álbum de estudio, ‘Take To The Skyes’, con el que, los mismos integrantes de la banda tuvieron una pequeña y graciosa discusión sobre quién seguirá de pie cuando caigan las cortinas, como la propia canción concluye.

Otra de las nuevas canciones, ‘Take My Country Back’, una de las más críticas en cuanto a temas políticos y sociales, en parte inspirada por el Brexit y cuan peligrosas pueden llegar a ser las redes sociales y la propagación de información no contrastada. Rou nos invitó a protestar y gritar junto a él, pues los primeros acordes de ‘The Last Garrison’ comenzaron a sonar, demostrando las capacidades vocales tanto de Chris Batten, bajo, y Rory Clewlow, guitarra. Con ‘Radiate’ debería haber continuado el concierto , pero, no todo fue como esperábamos. Nada más comenzar, parte del gear se apagó abruptamente. “Culpa mía” – dijo Rob Rolfie, batería, mientras se levantaba de su silla – “Rompí una de las baquetas con la mala suerte de que uno de los fragmentos ha rebotado y pulsado el botón que controla todo el equipo”. “¡Ese botón es extremadamente pequeño!” – añadió Chris entre risas – “Está hecho así para que no pasen cosas como esta”. “Esta es la primera vez que pasa, así que sentíos afortunados, Nottingham, habéis presenciado un momento único” – concluyó Reynolds aún entre risas y con un sonrisa dibujada en su cara. ¡Qué no falte el humor, hace mucha falta!

Tras este breve momento, la luz circular mencionada anteriormente, y responsable de unos fantásticos efectos visuales, se convirtió en una luna para que aulláramos junto a los lobos de ‘Undercover Agents’. No había tiempo para descansar, pues era hora de hacer una pequeña excursión a la tundra glacial. Eso es, era momento de dejarse la voz con ‘Arguing with Thermometers‘, considerada como uno de los mejores temas del grupo. “Motorpoint Arena fue el primer gran estadio en el que tuvimos la oportunidad de dar un concierto, este sitio siempre será especial. Esta canción es para vosotros” – fueron las palabras de Reynolds, palabras que se desvanecieron mientras ‘Rabble Rouser’ sonaba, una fan favourite de su último álbum.

Tanto Shikari como la audiencia irradiaban energía, pero todo no eran riffs pesados de guitarras, gritos y pogos. Era hora de relajarse un poco. ‘Airfield‘, una de las canciones de ‘The Spark’ mejor escritas en opinión de un servidor, calmó a la audiencia, seguida de la nostálgica, melancólica pero a la vez optimista ‘Adieu‘, con la que nos invitaron a cantar sus últimos versos mientras Chris y Rory se encargaban de los sintetizadores. ‘Anaesthetist’ nos devolvió a la era de ‘The Mindsweep‘, pero lo mejor estaba por venir. El cuarteto propuso un reto, hacer un mash up de cuatro canciones en menos de ocho minutos.

Llegó la hora, un gran porcentaje de los asistentes esperaban este momento. Esos riffs inconfundibles por parte de Rory sonaron y todos alzamos los brazos hacia arriba para que, cuando dejara de sonar la guitarra, diéramos las palmas que dan comienzo a ‘Sorry, You’re Not a Winner’, un clásico de su primer álbum de estudio. Rou saltó del escenario y se dirigió a la valla para compartir ese momento con sus fans. ‘Sssnakepit‘ no hizo nada más que aumentar la euforia del los asistentes. No había tiempo para respirar, pues ‘...Meltdown‘ se coló en medio de la outro de ‘Sssnakepit‘, y ‘Antwerpen‘ concluyó ese fantástico mash up. Ocho minutos justos. Eso SÍ es ser exactos.

Los chicos se despidieron mientras todos en la audiencia alzamos las manos para hacer el ya característico triangulo, símbolo de Enter Shikari. Pero, parece que Nottingham aún no estaba satisfecha. A ritmo de “and still we will be here standing like statues“, el cuarteto volvió para dar un final excepcional. Con ‘Redshift’, Rou se unió a Rory con la guitarra para hacernos partícipes de un viaje terrenal. “Esta será la última canción. Quiero gritéis conmigo cada una de las palabras y que canalicéis en vuestra mente lo que os causa ansiedad. Ahora quiero lo visualicéis toda esa ansiedad y le deis una jodida patada. Esta canción se llama Live Outside“. Simplemente, sin palabras.

Gracias, Nottingham, por haber asistido, dejado vuestra voz y sudado con nosotros esta noche, significa mucho, de verdad“. Con esas palabras, el cuarteto se despedía de Nottingham mientras estos, una vez más, alzaron las manos para darles las gracias con el triangulo invertido. Otra misión existosamente completada de la operación The Spark”.

 

“We all cope somehow” 

?

Comments

comments