Inicio Conciertos y Live Passenger iluminó anoche La Riviera

Passenger iluminó anoche La Riviera [Galería + Crónica]

Lo de ayer fue un show de otro planeta. Una noche muy mágica en la que Passenger se me metió en el bolsillo a todo el público desde el minuto uno. Él mismo no daba crédito a que Madrid hubiera agotado una primera sala para poder moverlo a La Riviera la cual también agotó. Tampoco daba crédito al ver que tanta gente hubiera pagado una entrada sabiendo que Let Her Go es su único éxito mundial, y que no, no es la canción de Frozen, como el contaba entre risas.

Fue un show breve pero intenso, con el que empezó con temas como Fairytales & Firesides, David o Life´s for the Living. Con conversaciones con el público entre tema y tema y siempre con una sonrisa y palabras bonitas en la boca, vino el momento de ponerse algo serios y más melancólicos. To Be Free habla de la historia de su padre y su madre y de cómo se conocieron, siendo los padres del primero refugiados judíos en los Estados Unidos, con una historia dura pero muy bonita por detrás.

Con una decena de trabajos por detrás, Michael decidió que The Sound Of Silence era un buen tema del que hacer un cover anoche, y del que dijo que “era su nuevo single y lo quería estrenar en primicia”. Le dimos la vuelta a la tortilla, porque después de la calma viene la tormenta, y esta fue en la que se convirtió La Riviera gritando a los cuatro vientos todo lo que nos molesta y odiamos de la sociedad y del mundo en general con I Hate, aunque nos mostramos Survivors de todo el mal que está ocurriendo ahora en el planeta. Y aunque Let Her Go no fue el tema que puso broche a la noche, fue igual de mágico como si lo hubiera sido, ya que todo el mundo lo coreó de principio a fin, el cual Passenger alargó al ver la emoción que el público de Madrid le puso.

Whispers y Holes fueros los temas elegidos para los bises, con los que terminó sin quedarle más muestras de gratitud y palabras bonitas de agradecimiento y apoyo a toda la carrera que Michael Rosenberg tiene a las espaldas.

Su segunda visita a Madrid y fue así de especial, así que no queremos ni imaginarnos como tendrán que ser las siguientes.

Comments

comments