Frank Carter & The Rattlesnakes dejan su huella en Barcelona y Madrid [Crónica + Galerías]

0

Después de la última visita de la banda de Frank Carter, ex de Gallows y Pure Love, en el festival Primavera Sound de Barcelona el pasado mes de junio, el grupo por fin ha pisado las salas de nuestro país para ofrecer unos conciertos muy íntimos. Frank Carter & The Rattlesnakes se formaron en 2015 por el mismo Frank Carter y el guitarrista Dean Richardson (ex de Heights), y actualmente también les acompañan Tom “Tank” Barclay en el bajo y Gareth Grover en la batería. Los ingleses ya tienen tres álbumes bajo el brazo: ‘Blossom’ (2015), ‘Modern Ruin’ (2017) y, el último, ‘End of Suffering’ (2019), que ha dado temazos como “Crowbar”, “Kitty Sucker” o  “Tyrant Lizard King” y que no faltan en los conciertos.

Los encargados de abrir el concierto fueron Kid Kapichi, un cuarteto de rock alternativo procedente de Hastings (East Sussex, Inglaterra) con dos EPs bajo el brazo y unos cuantos singles ya en el mercado. Los liderados por Jack Wilson se estrenaron en nuestro país y el público se mostró muy receptivo con sus temas pegadizos. La banda tocó canciones como “2019”, “Death Rips” y “Glitterati”, entre muchas otras. Kid Kapichi se mostraron muy emocionados de estar tocando en España por primera vez y aseguraron que el año que viene volverían por aquí.

Una media hora más tarde de que terminase el set de Kid Kapichi, Richardson, Barclay y Grover subieron al escenario y tocando los primeros acordes de “Why a Butterfly Can’t Love a Spider”, a los pocos segundos Carter apareció y el público se volvió loco. Desde los primeros instantes el entregado público ya estaba cantando junto a Carter las letras de todas las canciones. La banda siguió con dos canciones del nuevo álbum, “Tyrant Lizard King” y “Kitty Sucker”, para dejar paso a una canción muy amada del primer álbum, “Trouble”, durante la cual Carter se lanzó al público de las primeras filas. Seguidamente, y con carter otra vez sobre el escenario, empezó el último single de ‘Modern Ruin’, “Wild Flowers”, una de las canciones más queridas y especiales. Después de este subidón era hora de bajar un poco el ritmo con “Anxiety” “Acid Veins”, pero el público no paró de moverse ni con “Latex Dreams” y “Love Games”.

Seguidamente Frank Carter hizo un pequeño parón para introducir la siguiente canción, desnudándose con sus palabras delante de toda la sala y explicando que un día estaba a punto de suicidarse con una cuerda, pero que después de seis horas sus compañeros de banda le salvaron la vida. Y así fue como surgió “Angel Wings”. Después de este momento tan íntimo, la banda volvió a darlo todo con “Juggernaut”, “Snake Eyes” (la mejor canción de la banda, según Carter) y “Lullaby”, el tema que está dedicado a la hija de Carter. Hacia el bridge de “Vampires” Carter y Richardson bajaron entre el público hasta llegar a las dos barras de bar, subirse a ellas y tirarse al público para hacer crowdsurfing hasta el escenario y empezar una canción de su último trabajo, “Supervillain”.

El concierto estaba llegando a su final, pero la gente quería más y muchísimo más. Los primeros acordes de “Devil Inside Me” inundaron la sala, así como el canto del público. Después vino “Crowbar”, el single de presentación de ‘End of Suffering’, que no dejó indiferente a nadie. Y, para cerrar este concierto para recordar, la banda tocó “I Hate You”, una de las canciones más coreadas por el público y que Carter introdujo como “te odio”. Cada vez más, Frank Carter & The Rattlesnakes son más queridos en nuestro país, así que esperamos que nos incluya en sus próximas giras europeas, porque de esta banda nunca jamás nos cansaremos.

Fotografías de Barcelona de Sara Bellamy.

 

Fotografías de Madrid de Cristina Cañedo:

Comments

comments