Top 30 álbumes del año 2019

0

Otro año que llega a su fin, y con ello nuestra lista de los álbumes internacionales más destacados del año. Ha sido un gran año para la música alternativa, en la que tanto los artistas de ayer, hoy y mañana han presentado nuevos trabajos discográficos, que hemos repasado con lupa. Para la redacción de Recovery Magazine estos han sido los mejores discos de 2019, que hemos resumido en esta playlist de Spotify, como siempre con mucha variedad de géneros y estilos.

 

30. Here Comes The Cowboy – Mac DeMarco

El cantante canadiense no puede estar mucho tiempo alejado del estudio; lleva sacando discos consistentemente cada año desde que empezó su carrera, y con Here Comes The Cowboy ha demostrado una vez más que es un gran letrista. Este disco es más lento que sus anteriores trabajos y contiene las letras más introspectivas de su carrera. Y aunque podamos reconocer los efectos de sonido extravagantes que esperaríamos escuchar en un disco de Mac DeMarco, también hay rasgos de experimentación en canciones como Finally Alone o Heart To Heart.

 

29. Norman Fucking Rockwell – Lana del Rey

El último y esperado álbum de Lana del Rey refuerza y acentúa ese estilo tan personal que siempre ha caracterizado a la artista estadounidense. En “Norman Fucking Rockwell” Lana se vuelve a alejar de lo convencional y del mainstream y canta sobre amores y desamores, drogas, decadencia y esperanza de una manera muy íntima y pausada, con una voz, unas letras y una música instrumental cuidadas hasta el último detalle.

 

28. Phases – Chase Atlantic

El último disco de Chase Atlantic es oscuro e hipnótico a partes iguales. Las doce pistas que componen PHASES exploran temas tan diversos como el amor, la adicción, la depresión y la vulnerabilidad y el sacrificio que van de la mano de la fama. Con este álbum, el trío australiano vuelve a demostrar su capacidad para hablar sin tapujos de sus emociones y sus sentimientos y de paso, reinventar el pop alternativo.

 

27. Trauma – I Prevail

Tras unos años de descanso, I Prevail regresan con un disco complejo y experimental, que sigue ligado al post-hardcore de sus inicios pero integrando un puñado de influencias de otros géneros, con sonidos pop-punk, rock, hip-hop y electrónica, siguendo la senda de bandas como Bring Me The Horizon o Linkin Park. Un trabajo bastante completo con muchos cambios entre cada canción, pero con similitudes en el sonido para conseguir que sea más compacto. Este segundo álbum les ha traído incluso dos nominaciones a los premios Grammy.

 

26. Anonymous – Blackbear

El quinto álbum de Blackbear es quizás el más sincero y personal de toda su discografía. En “Anonymous”, un trabajo que fue escrito en una época difícil para el artista, el rapero estadounidense vuelca todos sus sentimientos para hablar sobre su lucha contra la adicción y otras batallas emocionales de su pasado. Todo con su trabajada y pulida mezcla de pop, hip-hop y r&b alternativo, muy presente en temas como Dead To Me o Swear to God.

 

25. You Are OK – The Maine

El séptimo álbum de The Maine es quizás el mejor producido, el más pulido y el más redondo de toda su carrera. Combinando canciones y melodías positivas y pegadizas con letras profundas y melancólicas, la banda americana vuelve a derrochar con You Are OK personalidad propia y buen rollo y a demostrar que siguen siendo uno de los referentes del pop-rock.

 

24. Hollywood’s Bleeding – Post Malone

 

Más bien ejecutado que sus álbumes anteriores y pegadizos, Hollywood’s Bleeding es un gran paso adelante para Post Malone, un artista que no sacrifica los elementos esenciales que lo convirtieron en un creador de hits, y lo empuja aún más hacia el pop inteligente donde pertenece. Post Malone es una de las estrellas pop más grandes del mundo actualmente, siendo de los más reproducidos este año a nivel mundial.

 

23. Father Of The Bride – Vampire Weekend

Este lanzamiento marcó el primer proyecto de la banda en casi seis años. En Father Of The Bride, tomaron riesgos que afortunadamente dieron sus frutos. Se trata de un disco diferente para Vampire Weekend; es el menos inhibido de la banda, y contrasta la instrumentación cálida y agradable con letras impactantes y oscuras, mientras explora una amplia paleta musical. Además, el cantante Ezra Koening cuenta con la ayuda de Danielle Haim –de la banda HAIM– en varias canciones para crear perfectas harmonías.

 

22. Nothing Happens – Wallows

El esperado álbum de la banda indie rock americana formada por Dylan Minette, Braeden Lamasters y Cole Preston por fin llegó en primavera. Este fantástico LP combina guitarras, sintetizadores e incluso trompetas para crear un sonido único y distintivo. Es un disco variado pero cohesivo, en el que tratan un amplio abanico de temas como crecer, afrontar tus miedos y la salud mental. En todo caso siempre hay una constante, las canciones son super pegadizas.

 

21. Dogrel – Fontaines D.C.

La banda post-punk de Dublín ha encapsulado su visión de Irlanda desde los ojos de la clase trabajadora en su fantástico álbum debut Dogrel, que como el origen de la palabra indica, es poesía irregular en rima y ritmo. En el poco tiempo que el quinteto lleva tocando, han conseguido un nivel de composición excepcional, fruto de numerosas noches en pubs recitando versos por el amor a la poesía. Junto a la instrumentación inspirada en el rock de los 60, Dogrel forma un excelente álbum y una increíble experiencia digna de ser vivida en directo.

 

20. Orden in Decline – Sum 41

Los canadienses consagran su renovado estilo con Order In Decline, recogiendo el testigo donde lo dejaron hace tres años con 13 Voices, careciendo esta vez del efecto sorpresa de su antecesor. Canciones firmes y agresivas, a base de guitarrazos con influencias del metal y del punk rock, con un sólido mensaje político y personal, un álbum enfocado a denunciar la situación política global. Muestran la maduración de Deryck Whibley tras la delicada situación que sufrió en 2014 cuando estuvo a punto de morir.

 

19. Balance Not Symmetry – Biffy Clyro

Balance Not Symmetry de Biffy Clyro es la banda sonora de la película con el mismo nombre. El álbum lleva a la banda en algunas direcciones fascinantes, previamente inexploradas, con unas letras que se centran en la fina línea entre la vida y la muerte, y encuentra consuelo y supervivencia en medio del dolor de perder a alguien. Puede que no sea el follow-up perfecto de ‘Ellipsis’ (2016), pero nueva música de Biffy Clyro siempre es algo que celebrar.

 

18. Black Album – Weezer

No era suficiente con Teal Album, ese álbum de versiones de canciones históricas que Weezer nos trajo a principios de 2019, como si se tratara de un viaje a los 90 -o sus 90-, sino que también ha llegado su Black Album. En este álbum podemos ver a un grupo de californianos que no les importa si el disco es bueno o malo, solo se lo pasan bien jugando con diferentes estilos, ritmos e incluso con las letras de las canciones, como el sinsentido hastaluegoadiós de Can’t Knock The Hustle, pero que si escuchas una y otra vez puedes sentir el ritmo en tu interior como en Piece of Cake, Living in L.A o I’m Just Being Honest. Está claro que estos chicos son el ejemplo en persona de diversión.

 

17. Wasteland, baby! Hozier

El segundo disco de Hozier es igual o mejor que su álbum homónimo, lanzado en 2014. En Wasteland, baby! el artista combina jazz, soul, folk y rock con una voz potente y calmada, que canta con elegancia sobre sus sentimientos y sobre cuestiones existencialistas como la muerte, el desamor o la destrucción. Un álbum con cierta temática oscura en el que Hozier ofrece su lado más personal y de paso, su mejor versión.

 

16. Why Me Why Not? – Liam Gallagher

El pequeño de los hermanos Gallagher continúa su legado con ese pop-rock británico más clásico al que nos tiene acostumbrados. Conociendo sus limitaciones como compositor, completa su segundo disco en solitario con la colaboración de otros autores, Andrew Wyatt, Simon Aldred y el productor Greg Kurstin. Esta continuación de As You Were (2017) destaca con temas como Shockwave, One Of Us, Once o Be Still.

 

15. Nella Vita – Grayscale

El segundo álbum de la banda de Filadelfia consta de 12 canciones que demuestran que el quinteto americano ha evolucionado en cuanto a temática en sus canciones y sonido respecto a Adornment (2017). Nella Vita se presentó de la mano de cuatro sencillos: Painkiller Weather, In Violet, Baby Blue y Old Friends. Es, sencillamente, un álbum que trata, desde temas melancólicos hasta los más alegres, escondiendo entre canción y canción una fuerza dedicada íntegramente a sus seguidores para afrontar cualquier situación. Es un disco hecho directo, el cual no se aleja para nada del sonido de su LP.

 

14. STRENGTH IN NUMB333RS Fever333

En STRENGTH IN NUMB333RS el trío californiano revolotea entre géneros con facilidad; el rock, el metal, el hip-hop, el post-hardcore y el punk están digeridos e integrados en una receta febril que incita los mosh pits y une a los revolucionarios de todo el mundo. El álbum rara vez se queda quieto, con riffs, rimas y estribillos que podrían formar parte de los discos de Korn, Marmozets o, incluso, Rage Against The Machine. El movimiento es constante y escuchar este disco da el coraje de creer que el cambio no sólo es posible, sino inevitable.

 

13. End Of Suffering – Frank Carter & The Rattlesnakes

La música de Frank Carter & The Rattlesnakes se asemeja a un espectáculo de fuegos artificiales en este nuevo disco deslumbrante. Frank Carter cada vez se introduce en un territorio más sensible, pero sabe manejarlo con cuidado. End of Suffering es el trabajo de un artista en transición y es aún más rico por el rechazo de la ortodoxia punk, en el que destacamos temas como Tyrant Lizard King con Tom Morello, Crowbar o Kitty Sucker.

 

12. Surviving – Jimmy Eat World

Si Integrity Blues (2016) nos pareció un soplo de aire fresco para Jimmy Eat World, su nuevo disco, Surviving, nos deja aún más perplejos. Este décimo disco ha sido el mejor trabajo que han sacado en una década volviendo a las raíces más rockeras de los de Arizona, pero sin abandonar sonidos más nuevos para el grupo con ese enérgico saxo que suena al final del primer single, All The Way (Stay). Nosotros nos quedamos con Criminal Energy, Recommit y la perfecta clausura para el disco, Congratulations. ¡Throwback total a Futures!

 

11. FANDOM – Waterparks

Casi dos años después, Waterparks han vuelto con uno nuevo álbum que no deja nada que desear. Está lleno de canciones que hacen honor al título, como Watch What Happens Next, en la que se critica las falsas esperanzas de muchos fans (y de discográficas) de que grupo favorito no cambie con el tiempo. Sin embargo, no es el único tema que se trata a lo largo del LP: la ruptura presente en Never Bloom Again, canción que destaca tanto por ser acústica dentro de un disco de pop-punk como por lo especial de la letra, o Easy to Hate, donde escuchamos cómo Knight tiene que sufrir ahora las consecuencias de no haber dejado una relación a tiempo. En resumen, Fandom no es otra disco de Waterparks, sino que está aquí para quedarse y dar mucho de hablar. Y lo está consiguiendo.

 

10. Happiness Begins – Jonas Brothers

La reunión de los hermanos Jonas fue uno de los momentos más inesperados pero mejor vividos por muchos del año 2019, que trae consigo el álbum Happiness Begins, su quinto álbum como agrupación, pero el primero en casi una década debido a su ruptura en 2013. Reunidos y ajustando su sonido a su público ahora más adulto (al igual que ellos), mezclan sonidos de sus proyectos solitarios, con sonidos que varían desde pop a  electrónica, reggae, R&B y funk, en un disco con hits de principio a fin.

 

9. Everything Not Saved Will Be Lost – Foals

Cuatro años después de su último disco, Foals han vuelto con un ambicioso doble álbum. En esta propuesta mantienen su sonido identidad, entre el rock y pop mezclan grandes riffs de guitarra contagiosos con capas de voces, coros, batería y sintetizadores de ambiente, con los instrumentos muy comprimidos, perdiendo un poco la definición. Según su vocalista Yannis Philippakis las letras pretenden ser “un diario de los conflictos de la confusión masculina y sus tendencias negativas”. Una selección cuidadosa de lo más brillante de cada mitad del álbum hubiera resultado en una obra muy notable.

 

8. Berkeley’s On Fire – SWMRS

Berkeley’s On Fire es definitivamente uno de los discos más energéticos que han salido este año. SWMRS han jugado con el género rock con el que estamos familiarizados, pero añadiendo ritmos electrónicos que, tal y como ellos mismos describen, les hace “dar vueltas”. De canciones con fuertes referencias políticas como Lose Lose Lose, a dulces baladas como IKEA Date, este disco lo tiene todo. Es uno de esos álbumes que necesitábamos en 2019. Acabarás gritando “Your TV lies!”.

 

7. Almost Free – FIDLAR

Este tercer álbum de la banda californiana FIDLAR mantiene marcas reconocibles de su sonido garaje-punk, pero incorporando un abanico más amplio de ritmos y texturas, haciendo que sus temas sean mucho más impredecibles. Este nuevo repertorio contiene desde canciones más melódicas y dulces como Can’t You See, By Myself o Called You Twice, hasta la intensidad y guitarras incontroladas de Alcohol, Nuke o Too Real. Un álbum muy completo y dinámico, que por momentos suena a los Beastie Boys o The Black Keys.

 

6. The Balance – Catfish & The Bottlemen

Catfish & The Bottlemen saben cómo hacer un disco, y nos lo han vuelto a demostrar con este último lanzamiento suyo. Para The Balance, la banda galesa ha seguido una vez más su fórmula infalible para crear himnos de esos que se cantan a toda voz con tus amigos en conciertos y festivales. El single principal, Longshot, ya se ha vuelto un himno entre los fans; no solo es la primera canción del disco, sino que también es la primera que tocan en sus conciertos, así que se puede sentir la emoción crecer desde los primeros acordes de la canción.

 

5. Nine – blink-182

El noveno álbum del trio de California, ya asentados con Matt Skiba a la voz y guitarra tras la marcha de Tom DeLonge en 2014, ha demostrado que siguen en plena forma. Han compuesto un álbum increíblemente cohesivo y consistente, abriendo con canciones felices y animadas para, según va avanzando, descender a un tono más oscuro, debatiendo sobre la psique humana, la depresión y ansiedad, entre otros. Podemos encontrar riffs, melodías y canciones realmente pegadizas que no podremos dejar de escuchar como The First Time, Darkside o Pin The Grenade.

 

4. When We All Fall Asleep Where Do We Go – Billie Eilish

When We All Fall Asleep Where Do We Go? es un disco oscuro y personal, en el que Billie Eilish canta sobre sus demonios personales y también a toda una generación de jóvenes con los que ha conectado y que la han encumbrado como la artista del momento. En su nuevo trabajo, la joven de 17 años habla sobre sueños, pesadillas y miedos, mezclando sonidos sintéticos, pop y hip-hop a la perfección con una voz considerada por muchos como angelical. ¿El resultado? Uno de los álbumes más transgresores del año.

 

3. Divinely Uninspired To A Hellish Extent – Lewis Capaldi

El álbum que ha lanzado a la fama a Lewis Capaldi está lleno de baladas de piano en las que el artista británica puede presumir de chorro de voz, que suena desgarrada al cantar sobre sus emociones y sobre sus experiencias personales en el amor y el desamor. Un fantástico disco de principio a fin, delicado y cuidado, repleto de canciones profundas y nostálgicas que harán las delicias de los fans del género.

 

2. Amo – Bring Me The Horizon

El sexto disco de la banda de Sheffield, publicado a principios de año, se encuentra a años luz del deathcore para acercarse más al pop-rock alternativo, aunque intentar encuadrar a AMO en una sola categoría resulta casi imposible: el disco incluye música electrónica, pop, rock, retazos de hip hop e incluso algo de trap. En resumen, un álbum ecléctico, un viaje experimental y un trabajo muy diferente con el que Bring Me The Horizon rompe con su pasado e inicia una nueva era por todo lo alto.

 

1. Lover – Taylor Swift

El séptimo álbum de Taylor Swift es su álbum más largo hasta la fecha con 18 canciones, hecho principalmente en colaboración con Jack Antonoff, ganador de cuatro premios Grammy y conocido productor de obras de Lorde o Lana Del Rey, y frontman de la banda Bleachers y ex de Fun. El álbum cuenta con la colaboración de artistas como Annie Clark (conocida como St. Vicent) o Dixie Chicks en algunas canciones. Es difícil definir el estilo de Lover que va desde un sonido de pop-rock ochentera al synth-pop característico de 1989 y hasta juega con un sonido de jazz y pop-punk. Como bien indica su título, en Lover vemos un lado honesto y maduro de Taylor quien afirma que “quiere ser recordada por las cosas que ama y no lo que odia” que se ve reflejado en las canciones que van de amor, desamor, feminismo y defensa de los derechos LGTBQI.

 

Comments

comments