Un viaje a la adolescencia con Papa Roach [Crónica + Galería]

0

Vosotros estáis están en llamas, vuestra energía nos contagia y es por eso que nos gusta estar aquí”, fueron las palabras de Jacoby Shaddix. De esta manera el cantante describió lo que pasó el lunes por la noche durante el concierto de Papa Roach en La Riviera, Madrid.

Por un par de horas Madrid se transformó en la California de principios de los 2000 que todos imaginamos en el instituto mientras veíamos en MTV el vídeo de “Last Resort”. Esto fue posible también gracias a la presencia de Hollywood Undead en la previa y un sin fin de guiños a la cultura adolescente de ese momento que Papa Roach fue haciendo a lo largo de su show.

El espectáculo duró poco más de una hora pero fue sumamente intenso. Los californianos demostraron un gran manejo de los tiempos y el armado del set para crear diferentes climas. Eligieron comenzar con “Dead Cell” para realizar un primer bloque a pura potencia.

El cuarteto arriba del escenario estaba vestido con un prolijo negro absoluto, solamente interrumpido por la cresta rubia de su cantante. El escenario tenía cinco torres de luces en la parte trasera que brindaban una mayor espectacularidad al enérgico desempeño de los músicos.

La banda se encontraban muy cerca del comienzo del escenario y casi no había espacio en la fosa que los separara del público. Esto generó un clima de intimidad que trasladó a los presentes a un espacio más íntimo, olvidándose por un momento de la amplitud de La Riviera.

“Broke Home”, con la intro de “Lose Yourself” de eminem, fue uno de los puntos altos de la noche. El otro, minutos más tarde, fue “Elevate” Con esta canción demostraron no vivir del punk metal de principio de milenio, sino haberse aggiornado a las nuevas tendencias para sonar contemporáneos.

Luego fue el momento de bajar un poco los decibeles con “Feel Like Home” y una versión acústica de “The Ending”. De esta forma dejaron a la audiencia preparada para el hit “Scars”.

Un solo del baterista Tony Palermo fue el puente para que regrese la energía y la potencia al escenario para el último tramo. “Getting Away With Murder” y el cover “Firestarter” marcaron el final del set.

Como era de esperarse, minutos más tarde subieron a escena para interpretar “Last Resort” y “Born For Greatness”. Las luces se prendieron en La Riviera, ya no era California sino Madrid y los colegas del instituto volvieron a abandonar la adolescencia para andar por los treintas.

 

Galería y crónica del concierto de Madrid por Luciano Billone.

También pudimos fotografiar su concierto en Barcelona, galería de Jessica Ferrerons.

Comments

comments