Triángulo de Amor Bizarro presentan disco y llenan La Riviera [Crónica + Galería]

0

Como si de un triángulo equilátero se tratara, la fórmula de un buen concierto ha de componerse por un buen lugar para disfrutar, una buena compañía con la cual rasgar la garganta y una de esas bandas que te dejan en el oído el sonido de un pititdo por días. Este pasado jueves 16 de julio, el triángulo de los conciertos por excelencia volvió a resonar en la sala Riviera con el concierto de los icónicos Triángulo de Amor Bizarro. La banda gallega trajo a Madrid un extenso setlist con el cual presentar su último disco “oɹɹɐzıqɹoɯɐǝpolnƃuɐıɹʇ”. 

Para este ciclo de conciertos presentado por la sala madrileña junto a Crew Nation, Guitarricadelafuente abrió una serie de directos por los que pasarán Miss Caffeina o Rayden entre otros artistas. Para poder disfrutar de estos conciertos, será necesario seguir cuatro normas básicas. Mantener la mascarilla será obligado para los asistentes que ocuparán parte de las sillas que se disponen horizontalmente en la pista. De ese lugar no nos podremos mover ni levantarnos, respetando las distintas zonas en las que se divide la sala y respetando sensibilidad de todos los presentes siendo considerados con todos los asistentes a los conciertos. 

Tras estas pequeñas advertencias de las que tendremos que hacer nuestro manual de supervivencia para los conciertos de los próximos meses, Isa, Rodrigo, Rafa y Zippo llegaban entre los aplausos de un público ansioso de conciertos a los cuales la media hora de retraso con la que empezó empezó el concierto se le hicieron exactamente igual de largos que los últimos 4 meses. Como la música apacigua a las bestias y nos quita las culpas, el cuarteto gallego lanzó “No eres tú” como primera bala de un público que todavía estaba asimilando esto de estar sentados en el concierto. “Muchas gracias por venir en estas condiciones. Nos han traído a nosotros, que somos un grupo tranquilito”, decía su cantante al comenzar las primeras notas del tema inicial.

Para traer el calor que se respiraba fuera de la sala en la ciudad de Madrid, Triángulo continuaron con varios de sus temas más destacados de toda su discografía anterior, lanzando  “El fantasma de la transición” como segundo tema de su extenso setlist para dejar claro que cada canción será un nuevo salmo para que los creyentes no perdieran la fe en esto de los directos. “Nuestro siglo Fnord”, “Amigos del género humano” o “Para los seres atados” siguieron la lista de temas que los gallegos prepararon a modo de prólogo para estrenar en directo los temas de su nuevo disco.

El single con el que presentaron este (casi) segundo disco homónimo, “Ruptura” sirvió como punto y a parte en un concierto en el que los motores ya estaban bien carburados tras los ritmos acelerados de esta canción que quita el hipo. Llegó el turno de que Isa prepase su dulce voz y cogiera con más fuerza que nunca su bajo para entonar las dos canciones más aclamadas del disco. Los seis minutos que dura la atrevida “Fukushima” dejó los sentimientos a flor de piel para que “ASMR para ti” sólo tuviera que retomar los ritmos lentos de la batería de Rafa para que la balada más bonita del año hiciera brotar las lágrimas de los presentes que se colaban bajo las mascarillas. Por si alguno de los presentes seguía sin estar emocionado la declaración de desamor “Qué hizo por ella cuando la encontró” fue un cóctel tan implacable como un quitamiedos en un grupo que no se encoge al hablar de amor.

Donde siempre ha destacado los gallegos es en rasgar sus teclados y guitarras con dagas directas a aquello que nos da rabia. Con “Vigilantes del espejo” vimos la faceta más desatada del público hasta el momento, que respondía con creces a los temas de su nuevo disco, redondo en forma y contenido. “Canción de la fama” dedicada a todos aquellos medios que alabarían esta canción como si de ellos no se tratase fue seguida de “Cómo encontró a la Diosa” y el chute de adrenalina de “O Isa” para finalizar la primera parte de un concierto que no había tenido pausas hasta el momento. 

Isa tomó el micrófono para agradecer a los presentes de nuevo la asistencia y a modo de conjura dedicar la próxima canción a un mundo del que nos hemos aprovechado más de lo que deberíamos. “Cura mi corazón” enterneció a los seres terrestres presentes en La Riviera para que la banda retomara de nuevo un set repleto de los temas más bailados (en sus sillas) por sus seguidores. “Baila sumeria” y “Les llevaré mi cruz” rompían desde las tradiciones más profundas la dura cruz del patriarcado y misoginia que tan poco representa a la banda. El set, que supo presentar a la perfección sus nuevas canciones entrelazadas con los éxitos más recordados de Triángulo de Amor Bizarro finalizó con “Barca Quemada” y “De la monarquía a la criptocracia” con la que algunos no pudieron mantener el culo bien pegado a sus asientos llegando a ver vuelos de minis de cerveza y patas de sillas de metal dobladas. 

A modo de regalo, la banda quiso añadir dos canciones más a su repertorio. “Seguidores” sirvió para aunar las gargantas de una sala que había colgado el cartel de no hay entradas para los gallegos. Tras dar las gracias, la experimentación y el shoegaze de “El crimen, cómo ocurrió y cómo remediarlo” fue la última bala de los 22 disparos directos al corazón que Triángulo de Amor Bizarro quiso lanzar en esta vuelta a los escenarios. La banda nacional que mucho tendría que cambiar para no posicionarse en lo alto del top de mejores discos del año, también revalidaron su título como una de esas bandas que sólo mejoran con los años.

 

Comments

comments