Top 40 álbumes del año 2020

0

En un año atípico marcado por la pandemia del COVID-19 en el que el sector musical ha sufrido una situación extrema, sin la posibilidad de hacer giras y apenas conciertos, los artistas han podido dedicar más tiempo a la composición y grabación de nuevo material, por lo que ha sido un año muy destacado en cuanto al lanzamiento de discos.

Desde el equipo de Recovery Magazine hemos analizado como cada año una gran cantidad de álbumes de  variedad de géneros, y compartimos con vosotros nuestros mejores 40 discos del 2020. Os invitamos a comentarnos por nuestras redes sociales cuales han sido los que más os han marcado.

40. Sorry – 925

La banda del norte de Londres, Sorry, ha dejado el listón bien alto para ellos mismos, lanzando un increíble debut, 925. En este álbum la banda aporta a la escena del rock británico un sonido único e innovador para el indie rockque no tiene miedo de experimentar con trip-hop y ritmos trap para componer increíbles temas. La voz de la cantante Asha Lorenz, a veces acompañada por la de su compañero Louis O’Brien, crea una perfecta armonía con la instrumentación, en la que en ocasiones recita los versos de forma hablada siguiendo el ritmo de la canción. Si todavía no conocías a Sorry, ya puedes escuchar 925 y enamorarte de su sonido.

39. IDKHOW – Razzmatazz

Finalmente la banda formada por Dallon Weekes y Ryan Seaman debuta con Razzmatazz, su primer disco de estudio cuyo sonido se encuentra en un limbo entre los 70 y 80 pero al mismo tiempo sintiendose como algo contemporaneo que invita a revisitar el disco una y otra vez con temas excentricos pero extremadamente pegadizos.

38. The Front Bottoms – In Sickness and In Flames

El duo de New Jersey vuelven con un álbum polarizante que no gustará a los más aferrimos de la banda, esta vez con una setlist algo menos estructurada pero que cuenta con el mismo carisma y la curiosa manera de narrar sus canciones que tiene Brian Sella.

37. The Cribs – Night Network

La banda indie de principios de los 2000 vuelve con su mejor álbum en una década. El trio estuvo a punto de embarcarse en proyectos solitarios, pero con la ayuda de Dave Grohl, quien les aconsejó tras romper con su management y les invitó a grabar un álbum con él en su estudio de Los Ángeles. El trio ha emergido recargado y en plena forma. El álbum tiene momentos más indie o punky que revitalizan su energía, sin perder su sonido clásico incluso en  composiciones que van por otros caminos, con momentos más suaves y melancólicos.

36. Mac Miller – Circles

Circles deja un sabor agridulce en el oyente. Y lo hace porque el que es el álbum póstumo de Mac Miller, publicado a principios de año, es uno de los mejores trabajos del artista, fallecido a causa de una sobredosis accidental en 2018. En Circles, que complementa a su disco Swimming, el rapero canta sobre su salud mental, sus relaciones y sus adicciones, de una forma honesta e íntima y lo más paradójico, con cierto positivismo y esperanza. Con una gran producción a cargo de Jon Brion, Circles refleja una de las mejores etapas creativas de Miller, que mezcla en él hip hop, pop setentero e incluso retazos de reggae.

35. Perfume Genius – Set My Heart On Fire Immediately

El quinto album de Mike Hadreas es una metamorfosis, que se desliza entre sublimes melodías y sucias disonancias, abrazando las alegrías y cargas del cuerpo humano y sus innumerables e intangibles anhelos. Es su mejor trabajo hasta la fecha, que da sensación de grandeza y de ser multidimensional, a la vez que íntimo y lleno de detalles, en su inspección de la forma humana.

34.Miley Cyrus – Plastic Hearts

La popularmente conocida como la alocada cantante, ha logrado reinventarse una vez más y esta vez de la manera más ambiciosa de su carrera. Adoptando una estética rock tanto visual como sonora, su nuevo disco Plastic Hearts es el mejor que ha sacado hasta la fecha, y nos preguntamos, ¿por qué no lo había hecho antes? Su voz rasgada y sus influencias de bandas icónicas de los 70, 80 y 90 claramente nos indican que esta mujer está hecha para la música rock. Plastic Hearts es definitivamente un disco personal que no tiene miedo de hacerse escuchar con la instrumentación pop rock y el increíble rango vocal de Cyrus, que está acompañado por el de las estrellas Stevie Nicks, Dua Lipa, Billy Idol y Joan Jett hasta en cuatro colaboraciones distintas.

33. Boston Manor – Glue

Boston Manor es una de las bandas británicas actuales con una de las trayectoras más interesantes, pasando de un pop-punk clásico a un rock alternativo con algunos toques hard-rock, y con Glue no solo han creado su mejor álbum hasta la fecha sino un comentario hacia la perversión moral y un reflejo de la sociedad moderna.

32. Halsey – Manic

La estrella de pop alternativo muestra su lado más íntimo en su disco más accesible, lleno de country e himnos influenciados por el emo, una alabanza a la fuerza en la vulnerabilidad. Hasta ahora sus primeros álbumes habían sido conceptuales, en los que guardaba distancia entre ella misma y las historias de sus canciones. En Manic saca su lado más personal con líneas que te llegan directo al pecho, contando sus historias de la forma más honesta, su vida, su amor, su sufrimiento, su esperanza… sin barreras.

31. Creeper – Sex, Death & The Infinite Void

Cuando Creeper “se separaron” hace un año nadie esperaba que volvieran reiventando su propio estilo con una valiente y ambiciosa nueva etapa más propia del glam-rock que el punk-rock de su primer trabajo pero que mantiene su esencia teatral con una nueva narrativa que acompaña como uña y carne al sonido de Sex, Death and the Infinite Void.

30. Car Seat Headrest – Making A Door Less Open

Car Seat Headrest, el proyecto musical de Will Toledo, ha tomado la dirección más colaborativa hasta la fecha, produciendo el nuevo álbum Making A Door Less Open con su amigo y batería Andrew Katz, creador del proyecto EDM paralelo, 1 Trait Danger. Y es que, aunque este no sea un álbum de 1TD, MADLO está muy fuertemente inspirado por la misma música electrónica que inspira al otro proyecto. Este álbum, sin embargo, es profundamente personal y se expresa mediante ritmos sintetizados y electrónicos que han hecho que Car Seat Headrest tome una dirección completamente distinta al estilo Lo-Fi rock por el que tanto es conocido. No obstante, este giro de dirección le ha valido la pena, ejecutando un proyecto ambicioso que, aunque al principio se hizo extraño a los fans, muchos han acabado adorando.

29. Shawn Mendes – Wonder

Este disco ha dado un giro de 360º a la concepción que tenía del artista con respecto  al álbum previo. Ahora parece que su instrumento inseparable es el piano; supongo  que es lo que más pega cuando uno está enamorado. Un álbum maduro, lleno de una  variedad de influencias, tanto de artistas como de géneros, además de sonidos  nuevos y propios. Un álbum abierto a tratar temas oscuros y el amor, no sólo en el  mejor de sus sentidos.

28. All Time Low – Wake Up, Sunshine

El pop ha sido más referente en el nuevo disco de los de Baltimore, pero tampoco ha dejado de lado los solos de guitarra característicos. Un álbum que fija la vista en un futuro brillante, bajo el mensaje de que todo va a ir bien. Han colaborado además con Blackbear en uno de los hits del año, ‘Monsters’, y con The Band Camino en ‘Favourite Place’. No faltan las baladas o temas acústicos como ‘Glitter & Crimson’ que aboga por empezar una revolución en un mundo en el que hay muchas cosas que arreglar y en un momento en el que el tiempo es oro. El lado más brillante y positivo de All Time Low está de vuelta.

27. Niall Horan – Heartbreak Weather

El segundo álbum del cantante irlandés es como un disparo instantáneo de positividad. A diferencia de su primer álbum en solitario “Flicker”, que estaba lleno de baladas de amor y guitarras acústicas, Heartbreak Weather trata las rupturas con melodías pegadizas y ritmos fáciles de seguir, dejando claro su influencia por bandas como Arctic Monkeys o Kasabian.

26. The Killers – Imploding The Mirage

La banda de Las Vegas encabezada por el brillante Brandon Flowers regresa con una nueva colección de canciones de synth-rock e himnos de estadio. Después del cambio de sonido de su anterior trabajo ‘Wonderful Wonderful’ (2017), con ‘Imploding The Mirage’ The Killers vuelven sin revolucionar su sonido, pero adaptándolo a los tiempos que corren, con coros pegadizos, sintetizadores y ritmos vibrantes e influencias de música ochentera. Un álbum para disfrutarlo y dejarse llevar, que recoge lo que es el espectáculo de un concierto en directo de The Killers.

25. Hayley Williams – Petals For Armor

Si con After Laughter mostraron una vuelnerabilidad dolorosa, Hayley, esta vez en solitario, sube un escalón más exponiendo sus debilidades, sufrimientos y pensamientos más íntimos acompañados de sutiles guitarras y un bajo prominente en ambos EPs que conforman Petals For Armor. Un disco muy tierno en el que batalla su duelo y feminidad con mucho ingenio y honestidad, encontrando la fuerza en ser abierto y vulnerable. Todos necesitamos un poco de amabilidad sobretodo en estos tiempos que corren.

24. The Struts – Strange Days

Los británicos ofrecen en Strange Days un popurri de rock clásico, brit pop, glam rock y hard rock de los 80 al estilo de Queen o AC/DC. Un nuevo disco en el que colaboran con nada menos que Robbie Williams, Tom Morello o Albert Hammond Jr de The Strokes en un ‘Another Hit Of Showmanship’ donde parece que se mezclen con The Smiths. Una de las bandas de rock clásico más prometedoras y un disco para escapar de estos tiempos raros.

23. Gorillaz – Song Machine

Hip hop, r&b, pop, electrónica e indie-pop se combinan en el que es el séptimo álbum de Gorillaz, que actúa como un cajón de sastre. A pesar de contar con tantos estilos diferentes -y colaboraciones de lo más variadas- todas las canciones de Song Machine funcionan y conectan entre sí, dando como resultado un álbum de lo más interesante que vuelve a demostrar que la creatividad de Damon Albarn no tiene límites.

22. Charli XCX – How I’m Feeling Now

La artista británica escribió y grabó en menos de seis semanas durante la cuarentena este álbum experimental, que refleja perfectamente la sensación de desorientación y los tiempos tan bizarros que hemos vivido en 2020. El disco ha sido producida por la propia Charli XCX, está repleto de pop futurístico, electrónica industrial, sintetizadores borrosos y saturados y ritmos punzantes. Es un viaje oscuro y en trance, extraño a la vez que excelente.

21. The Hunna – I’d Rather Die Than Let You In

La banda británica se ha alejado de su sonido indie-rock, atrevíendose a experimentar con diferentes sonidos e influencias musicales, con toques de hip-hop influenciado por The Weeknd y acercándose al sonido de Bring Me The Horizon, mezclando potentes guitarras, electrónica y voces melódicas. El disco tiene también momentos melancólicos con colaboraciones como la de Phem. Todavía mantienen sus raíces rockeras en otros temas e incluso colaboran con Travis Barker en “Cover You”, y otros amigos como Pete Wentz o Josh Dun, con John Feldman como productor.

20. Fontains D.C. – A Hero’s Death

Tras más de un año seguido de gira promocionando su debut Dogrel, Fontaines D.C. se han convertido en una de las bandas que más rápidamente ha crecido y que más respeto se ha ganado con sus poéticas letras cantadas al ritmo de una rápida y fuerte instrumentación. Fontaines D.C. ahora son un año más sabios y lo han demostrado con su segundo álbum, A Hero’s Death, que ha venido relativamente poco después del lanzamiento de su debut y que, por lo general, no se aleja mucho del sonido del primero. Eso sí, esta vez han apuntado más alto y se han ganado una nominación Grammy por el mejor álbum rock de 2020, un logro increíble para una banda independiente que se formó por el amor a la poesía en Dublín. Su sonido consigue transmitir una misteriosa calma a pesar de las ruidosas guitarras.

19. Neck Deep – All Distorsions Are Intentional

La banda galesa ha tomado un sonido más suave, alejándose de esa agresividad y energía que desprendían en sus primeros discos. Producido por Matt Squire, ‘All Distortions Are Intentional’ es un álbum conceptual que cuenta el romance de dos personajes en un mundo ficticio llamado Sonderland, donde Jett se enamora de Alice, y a lo largo del álbum se enfrentan a retos y tienen que gestionar las pesadillas y el caos de su propio mundo. Un trabajo muy ambicioso y cuidado.

18. Tame Impala – The Slow Rush

Los australianos han vuelto muy sólidos con un trabajado nuevo álbum de pop psicodélico, cósmico y nostálgico. Cinco años después de su último álbum, en este nuevo trabajo se alejan de las guitarras y empujan hacia el ámbito el pop, con destellos de electrónica, y en general en muchas direcciones. La intención de Kevin Parker ha sido acercarse a la música de baile, con ritmos setenteros de post-disco, con variedad de instrumentación, y sin perder sus raíces.

17. Stand Atlantic – Pink Elephant

La joven banda de Sydney encabezada por la vocalista y guitarrista Bonnie Fraser se agarra el lado más emocional del pop-punk con un ambicioso segundo álbum donde juegan con muchas influencias. Mezclan sonidos más tradicionales del género al estilo blink-182 o Paramore, con otros más modernos de pop-metal con electrónica que recuerda a veces a Bring Me The Horizon o Fall Out Boy. Pink Elephant es una explosión de energía y experimentación, con alguna balada, acústica o tema alt-pop a lo Charli XCX, y enormes coros, en una constante evolución y aventura a lo largo del disco.

16. Bombay Bicycle Club – Everything Else Has Gone Wrong

Después de un largo hiatus, la banda de indie vuelve con ideas frescas, con estribillos pegadizos impulsados por guitarras y sintetizadores como en el single ‘Eat, Sleep, Wake (Nothing But You)’ o ‘Is It Real’. La producción incorpora muchos elementos, beats electrónicos, sintes, coros, punteos de guitarras… La lírica es muy honesta, pura y auténtica, con mucha nostalgia. Se alejan de su sonido indie-rock de sus anteriores trabajos, con un tono general más pop.

15. Taylor Swift – evermore

Apenas unos meses del lanzamiento de Folklore, Taylor Swift lanzaba “Evermore”, su noveno álbum y segundo del año, como hermana gemela de éste primero, dejando claro que Taylor está haciendo la música más silenciosa y elegante de su carrera. Trabajando de nuevo con Aaron Dessner, William Bowery (quien sabemos ahora que es su pareja Joe Alywn), Jack Antonoff y Justin Vernos, Swift se desafía a sí misma a encontrar nuevas dimensiones en su música: baladas delicadas, música pop colorida y sus primeras canciones country en años (No body no Crime- con las hermanas de HAIM). Cada vez más, parece en paz con su pasado, en un momento de transición, dejándonos seguirla mientras aprende: y como bien dice ella en este nuevo álbum: “No te conformes, hazte más fuerte”.

14. Deftones – Ohms

La banda de metal regresa más fuerte con su noveno disco, dejando atrás sus tendencias post-punk y new wave del anterior álbum. ‘Ohms’ es un disco tan claustrofóbico como liberador en el que vuelven las guitarras pesadas y los riffs pulverizantes, con coros etéreos y algunos tintes de shoegaze o hip hop. Han sabido evolucionar sin perder la esencia de su sonido, en un álbum redondo compuesto principalmente por Stephen Carpenter y Chino Moreno, en el que éste último responde con una voz suave y dulce a las potentes guitarras.

13. The Weeknd – After Hours

El cuarto álbum de estudio de The Weeknd es uno de los más completos y mejor construidos del 2020. El artista canadiense vuelca sus emociones y deseos y plasma su situación vital a lo largo de 14 canciones producidas de forma impecable, que mezclan r&b y pop con letras honestas y directas y sintetizadores que aportan al disco un aire ochentero inolvidable. After Hours es uno de esos discos que se pueden escuchar una y otra vez sin descanso, y con himnos como Heartless Blinding Lights -la canción más reproducida de todo el 2020-, consagra a Abel Tesfaye como uno de los artistas más notables del año.

12. Biffy Clyro – A Celebration Of Endings

El trio escocés ha llevado más allá su diversidad, con un álbum que gira desde guitarras y riffs frenéticos hasta baladas, todo unido con un mensaje de esperanza, en una sociedad que está alcanzando el punto de colapso, donde debemos aprender de nuestros errores y acercarnos hacía un nuevo comienzo. Sorprendentemente fue escrito antes de tiempos de Covid, por lo que ahora cobra todavía más sentido. Un álbum de extremos, con mucha energía y efervescencia que te hará echar de menos ir a un concierto o festival y perder la cabeza.

11. Phoebe Bridgers – Punisher

La solista californiana sorprende con un disco triste y melancólico pero no lo suficiente para sumir a sus oyentes en la miseria gracias a la delicadeza y elegancia que presenta cada una de las canciones. Bridgers es introspectiva, da una sensación general de soledad, en un álbum autoproducido y con la colaboración de personas como Julien Baker, Lacy Dacus o Conor Oberst, dando lugar a una obra para abrazar las rarezas de la vida y vivir el momento.

10. Bring Me The Horizon – Post Human

El octavo álbum de la banda británica, grabado íntegramente durante la pandemia, condensa a la perfección las sensaciones del 2020. Melodías agresivas, letras apocalípticas, riffs de guitarra, un-metal, guturales y sonidos industriales se juntan en este EP que reúne un poco de todo lo que Bring Me The Horizon lleva creando en la última década. Un álbum producido por el propio Oliver Sykes, el tecladista Jordan Fish y el compositor de videojuegos Mick Gordon, que vuelve a poner de manifiesto la incansable creatividad del grupo inglés y que gustará tanto a fans nuevos como antiguos.

9. The Strokes – The New Abnormal

La icónica banda de Nueva York ha hecho sin dudas el comeback del año, con su primer LP en siete años. The Strokes han logrado lanzar uno de los discos más dinámicos e innovadores de su discografía, con la mezcla de sintetizadores y riffs de guitarras por los que tanto son conocidos. La nostalgia es un tema recurrente en el álbum, con unas letras que apelan a los viejos tiempos en los que triunfaron. Ahora en 2020, la recepción de The Strokes y su New Abnormal ha sido increíblemente positiva y con razón, el quinteto ha vuelto con un álbum que es un soplo de aire fresco muy agradecido en medio de una pandemia. Además, el nombre del disco no podía ser más adecuado.

8. IDLES – Ultra Mono

El listón lo habían dejado muy alto con el enorme éxito de ‘Joy As An Act Of Resistance’, elegido como uno de los mejores discos de 2018. Su tercer disco llega con desbordante energía y pegada, guitarras ruidosas y ritmos frenéticos, incorporando también influencias del hip hop o techno y un inesperado Jamie Cullum al piano, cargando contra el gobierno al que “no le importan los pobres”, la monarquía, el machismo, el raciscmo… IDLES nos dan la oportunidad para que los tíos se abracen y griten que la masculinidad tóxica es mala, la diversidad es buena y que el cambio hacia una sociedad mejor es posible.

7. Dua Lipa – Future Nostalgia

La cantante londinense nos teletransporta al pasado con su Future Nostalgia, un álbum lleno de música disco, luz y color. Un brillante segundo álbum que mezcla la música disco ochentera con el electro-pop moderno-futurista, dance, R&B… dándole coherencia a todo con las líneas melódicas que marcan los bajos. Una sofisticada colección de hits de pop-funk y sintetizadores al estilo Kylie Minogue, con la que Dua Lipa se ha reinventado y se ha convertido en toda una estrella del pop moderno, ayudándonos con hits como ‘Don’t Start Now’ o ‘Physical’ a pasar bailando un difícil 2020.

6. The 1975 – Notes On A Conditional Form

El cuarto álbum de la banda de Manchester es el más experimental y variado de su carrera, con un Matty Healy y compañía que hacen un llamamiento a la necesidad de cambio, con un discurso de Greta Thunberg sobre la crisis climática en el tema que abre el disco, seguido de ‘People’, un inesperado y pegadizo tema punk donde Matty pide a gritos que despertemos y luchemos por nuestros derechos. El álbum va saltando de un género a otro, con piezas orchestrales que podrían ser la banda sonara de una película Disney, otros hits del rollo indie-pop al que nos tienen más acostumbrados como ‘If You’re Too Shy (Let Me Know), ‘Me & You Together Song’ influenciado por el pop-punk/emo de principios de los 2000, elementos de hip-hop, jazz, electrónica… El disco cierra de manera perfecta con ‘Guys’, una canción emocional y llena de nostalgia, una carta de amor a la amistad de la banda.

5. HAIM – Women in Music Pt III

Las hermanas de Los Ángeles han vuelto más unidas que nunca en su nuevo álbum, una honesta crónica del drama del amor moderno, la depresión y el machismo de la industria musical. Es su trabajo más difícil y mejor hasta la fecha, con una arquitectura sonora compleja y con innumerables detalles en la producción. Un disco multidimensional y con mucha personalidad, en el que el trío muestra variedad de melodías y estilos, con la colaboración de Vampire Weekend a la producción. Su soft rock incorpora sonidos setenteros a la vez que modernos, perfectamente cohesionados.

4. Enter Shikari – Nothing Is True & Everything Is Possible

El sexto disco de la banda de St Albans es el primero autoproducido por Rou Reynolds, y muy ambicioso, lleno de emociones e increiblemente cohesionado a pesar de la gran variedad de géneros y sonidos que encapsula: rock, pop, punk, electrónica hasta un vals y piezas orquestales. El tema principal del álbum es ver los fallos del sistema actual y los cambios necesarios para revertir el cambio climático y las injusticias sociales, criticando también la ignorancia y prejuicios que discriminan a la comunidad LGBTIQ, en un intento de unirnos como sociedad a través de la música. Enter Shikari han llevado su música a otro nivel, con un nivel de detalle increíble en la producción.

3. Machine Gun Kelly – Tickets To My Downfall

Sin duda una de las grandes sorpresas del año la ha protagonizado el rapero Colson Baker, que ha lanzado un álbum pop-punk, con Travis Barker como productor y batería, sorprendiendo a su propio sello Interscope y a la comunidad del hip-hop. La jugada no le podría haber salido mejor, consiguiendo su primer nº 1 en EE.UU y siendo el único álbum de rock en 2020 en alcanzar este puesto. Un álbum que para Colson es como un diario, lleno de energía y emociones, que cuenta como conoció y se enamoró de su actual pareja Megan Fox, la pérdida de su padre, y otros cambios en su vida personal. Un álbum que pretende inspirar a la nueva generación a coger una guitarra, montar una banda y experimentar. Ticket’s To My Downfall cuenta además con las colaboraciones de Halsey, Yungblud, Iann Dior y Blackbear entre otros y va de camino de llevar de nuevo el pop-punk al mainstream. MGK se ha convertido de forma inesperada en la estrella del rock con la actitud dejada y desafiante de Kurt Cobain que la nueva generación necesitaba. Por si fuera poco en enero llegará el musical de Ticket’s To My Downfall, al estilo de Grease.

2. Taylor Swift – Folklore

El octavo álbum de Taylor, escrito durante la cuarentena, deja claro la capacidad de redefinirse que tiene la artista estadounidense. A lo largo de siete discos, hemos visto a Swift evolucionar de una joven cantante de country, introduciendo cambios graduales a un sonido más indie o pop. Sin embargo, en Folklore se sumerge de cabeza en el mundo del folk, el rock alternativo e indie. Fue escrito y producido por algunos de los nombres más importantes del panorama musical, incluyendo a Aaron Dessner de The National, Justin Vernon de Bon Iver (que hace la única aparición como invitado del disco en ‘Exile’) y el colaborador habitual de muchos años Jack Antonoff. A pesar de la nueva dirección, canciones como Betty recuerda al sonido country que hacía tiempo que escuchábamos en la artista, o “My Tears Ricochet” que fácilmente encajaría en su álbum de 1989. Es la vívida narración de Taylor la que hace de “Folklore” un álbum tan impresionante, con esta faceta siempre siendo una piedra angular de su música. En contraste con los productores que ayudaron a amplificar y suavizar su composición para las masas, Dessner invitó a Swift a divagar y elaborar, a contar historias de principio a fin, a inventar personajes ficticios con historias interconectadas. Folklore es fresco, progresista y, sobre todo, honesto. Opta por melodías más sencillas y suaves e instrumentación melancólica. Es el sonido de una artista que se aburre de los lanzamientos calculados y quería probar algo diferente. Swift ha emergido más fuerte que nunca, con un álbum que agrada tanto a sus leales seguidores como al público más general, consiguiendo el nº1 con ambos discos este año.

1. Yungblud – weird!

El joven artista británico Dominic Harrison ha conseguido con su segundo álbum alcanzar su primer nº 1 en las listas de Reino Unido y ser una inspiración y la voz de toda una generación que demanda cambios, rompiendo barreras y estereotipos. Habla sobre temas como la defensa de la comunidad LGTBIQ+, las injusticias sociales, el cambio climático o la violencia doméstica. Refleja una lucha y rabia convertida en esperanza a través de sus canciones, atravesando con rebeldía variedad de géneros, pop, rock, punk, brit-pop, baladas, psicodelia… toda una nueva estrella de la música que conecta emocionalmente con su comunidad de fans que sienten las mismas frustraciones e ideales, quienes Yungblud considera su verdadera familia. Temas como “cotton candy”, “god save me, but don’t drown me out”, “charity”, “strawberry lipstick” o “mars” son sencillamente nuevos himnos.

Comments

comments