Inicio Conciertos y Live El mundo imperfecto de Sidecars encandila a un Wizink Center insaciable de...

El mundo imperfecto de Sidecars encandila a un Wizink Center insaciable de música en directo [Crónica + Galería]

El pasado miércoles la banda madrileña ofrecía en el feudo de Goya su concierto más importante de su historia hasta le fecha, en una noche de emociones y sorpresas. “Gracias por hacer realidad nuestros sueños”. Seis palabras que reflejan el sentimiento de una banda que vio con sus propios ojos el Wizink Center a su entera disposición una noche fría de diciembre. Quince años de conciertos y de mucha diversión a las espaldas de unos Sidecars que parece que han alcanzado una más que evidente popularidad en el pop rock español, pasando de La Riviera al mencionado recinto de Goya en algo más de dos años y con la pandemia entre medias. Un hito al alcance de muy pocos.

Juancho, Gerb, Ruly, Valdehita, Rams y Álvaro se subieron al escenario con entusiasmo. Resultaba una obligación. A pesar de que, tal y como indicó el propio Juancho ya avanzado el concierto, estuvo a punto de no poder levantarse de la cama. Pero la música puede con todo. Incluso con esa afonía que aterrorizó al músico del barrio de Alameda de Osuna unas horas antes de insertar su Telecaster dentro de la funda. Qué mejor manera que empezar que con El pasaje del terror. Venía como anillo al dedo, dada la situación.

Las canciones eran interpretadas sin pausa alguna. Temas que, si bien incluyen unas melodías sencillas, encajan a la perfección en el panorama del pop rock español. A fin de cuentas, todo se reduce a que el público se lo pase bien en los conciertos. Y Sidecars sabe como nadie regalar momentos mágicos a sus seguidores. Tu mejor pesadilla lo puso de manifiesto. Hubo que esperar algo más para que se oyera el típico “Buenas noches, Madrid”, esas palabras que han salido de boca de multitud de músicos que deciden compartir sus creaciones con la multitud.

Todo avanzaba según lo previsto. Sin sorpresas de última hora. Un setlist equilibrado, en el que no faltaron canciones incluidas en los trabajos, ‘Cremalleras’ y ‘Fuego cruzado’, sacados al mercado en 2010 y 2014, respectivamente. “Es maravilloso que la familia siga creciendo”, decía un Juancho emocionado, orgulloso de haber logrado algo que muy pocos artistas pueden contar. Llegados a este punto, había que responder a una pregunta que, aparentemente, era fácil de responder: ¿Por qué se es fan de esa persona especial? Quizás por sus excesos de equipaje y sus vestidos carmesí. O también por sus maneras de Brigitte y sus medidas de maniquí. Sea como fuere, Fan de ti cerró la primera parte de la noche. El primer capítulo de todo lo que estaba por venir.

Los focos alumbrando de nuevo. Vuelta al ruedo. Sin embargo, faltaba algo que se intuía. Una presencia en el escenario con la mayoría de los presentes contaba, pero que no llegaba. Se dejó para el final. “Con todos vosotros, mi hermano Leiva”. Vítores y móviles en alto. Felicidad y sonrisas. Un abrazo efusivo, que transportaba un sinfín de sentimientos afines. El que fuera miembro de Pereza desplegó en algo menos de cinco minutos toda su virtud de frontman para tocar Contra las cuerdas. Esa que tan bien sabe hacer cuando está al frente de la Leiband.

Porque lo que no se le puede negar al músico madrileño es su entrega y su tesón por intentar sacar lo mejor de sí mismo. Hay momentos en los que lo logra e instantes en los que se queda lejos de alcanzar dichas dotes, si bien hay poco que discutir si se cuenta con una masa de seguidores tan voluminosa. Algo se estará haciendo bien.

El final de toda esta historia se vislumbraba en el horizonte. Amasijo de huesos puso el punto y final a una velada agradable y que no se hizo tediosa en ningún momento. Sidecars está
2 / 2
llamando a la puerta del éxito. Lejos quedan esos conciertos iniciales. Paso a paso se están ganando un nombre en la escena musical española. De aquí solo se puede ir a por más. Ambición y ganas de comerse el mundo, esa es la fórmula secreta. Y Juancho, Ramiro, Ruly y Dr. Gerbass la tienen. ¿Dónde está el techo de todos ellos? Se admiten apuestas.


Texto: Mario De Jaime
Fotografía: Esperanza Duarte


Comments

comments